Publicado: 9 de Julio de 2014 a las 08:05


El tratamiento en los hombres suele ser más dificultoso "especialmente en la espalda y en el pecho, donde intervienen los procesos hormonales masculinos", aunque ello no quita "que aproximadamente un 20% de clientes sean varones". Las zonas más demandadas son ingles y axilas en la mujer y espalda y pecho en el caso del sexo opuesto.


Al terminar las sesiones, la piel puede quedar levemente dañada, aunque los síntomas varían dependiendo de la persona. Suele aparecer la piel ligeramente enrojecida, como si fuese un eritema del sol, se debe aliviar con cremas específicas que contengan aloe vera, que ayudarán a regenerar nuestra piel y a recuperar su equilibrio natural. Por lo general quién decide apostar por esta depilación  queda claramente satisfecho. Despedirse del vello que nos sobra para siempre está más cerca que nunca.